Euromil

Demagogia, paternalismo e inmovilismo social en los ejércitos

30.12.2012  

Artículo publicado el 22 diciembre 2012.En la editorial de la Revista Armee media nº4, el presidente de Adefdromil expresaba su profunda decepción por la acción gubernamental llevada a cabo en materia de condición de militar desde la elección de François Hollande.



 

Con la llegada del fin de año, no podemos más que confirmar nuestro total desánimo por la mascarada militar a la que estamos asistiendo.

Primero la demagogia.

La distribución de Legiones de Honor sale más barato que la distribución de pensiones.

En marzo 2012, un joven delincuente procedente de la inmigración y adoctrinado, Mohammed Mérah, cometió una sucesión de asesinatos terroristas  en la zona de Toulouse. Sus víctimas fueron seleccionadas individualmente por razón de su pertenencia o no a una comunidad.  Se trataba bien de militares o bien de judíos. Así, fueron asesinados un militar que vendía su moto, dos más que, estando fuera de servicio pero con uniforme, iban a retirar dinero de un cajero. Un tercero fue gravemente herido en las mismas circunstancias. Finalmente, fueron asesinados también un maestro y tres niños en una escuela de confesión judía de Toulouse.

Bajo presión y para satisfacer la demanda de las familias de los militares asesinados, procedentes también ellos de la inmigración, se ha creado por ley la denominación oficial de “Muerto al servicio de la Nación”. Esta iniciativa queda lejos de la unanimidad. Hoy mismo acaban de modificar el código de la Legión de Honor para permitir conceder, a título póstumo y en el plazo de un año, la cruz de caballero de la Legión de Honor. Según un blog, esta modificación beneficiaría a las víctimas militares de Mérah. ¿Es más honroso ser víctima de un crimen terrorista cuando eres militar fuera de servicio que cuando perteneces a una comunidad religiosa? Parece ser que sí. ¿Quién ha muerto al servicio de la nación en esta tragedia? ¡Nadie!. ¿Cómo sostener que no hay un cierto corporativismo en estas medidas demagógicas? Y además, sería interesante saber cómo han sido tratadas e indemnizadas estas muertes. 

Desjudicialización.

Nos acordamos de que, tras la tragedia de la emboscada de Uzbin, en agosto de 2008, varias familias se constituyeron en parte civil para exigir la apertura de diligencias con el fin de determinar si hubo imprudencia, lo que fue validado por el Tribunal de Casación. La alta jerarquía se conmovió hasta el punto de que François Hollande, en su mensaje a las fuerzas armadas del 19 de mayo de 2012, declaró: “Nuestros militares, que aseguran la protección de la Nación, merecen a cambio que la Nación les proteja, entre otras cosas, contra una judicialización inútil de sus acciones”.

¿Qué es una judicialización inútil y de qué se trata en realidad? La Sra. Alexandra Onfray, procuradora de la república en el Tribunal Militar de París hasta su desaparición a finales de 2011, indica en la revista Inflexiones nº 15, dedicada a la judicialización de los conflictos, que, de una centena de expedientes anuales “pocos de ellos están directamente ligados a la planificación y a la conducción de operaciones”. Se trata pues de promulgar una ley del gusto de generales y oficiales, principalmente del Ejército de Tierra, que tenga por objetivo obstaculizar, incluso impedir, cualquier investigación judicial en el marco de “acciones de combate”, noción susceptible de ser creada “ex nihilo”. Un ex diputado propone además usar sin reservas (es decir, abusar de), la clasificación de Secreto.  Es decir, que se quiere promulgar una ley para enterrar el asunto Uzbin, según la lamentable costumbre adquirida durante el último quinquenio de votar una ley para responder a un problema puntual. Hay que pensar que el ejército tiene algo que reprocharse en este tema, puesto que la comisión consultiva de Secretos de la Defensa Nacional ha recomendado recientemente al Ministro que no desclasifique los documentos de este asunto.

¿Quién decidirá que tal o tal muerte ha ocurrido en una “acción de combate”? Nadie duda de que cualquier medida que permita enterrar un asunto, que no comprometa la responsabilidad personal de un jefe, será utilizada incluso a sabiendas de que va en detrimento de militares, por ejemplo, víctimas de fuego amigo. El coronel retirado Burgaud, condenado a cinco años y un día de prisión en el asunto Mahé por haber transmitido una orden ilegal, se opone con firmeza a la “judicialización” por la cual ha sido pillado, según el blog “Secreto Defensa”. Más allá de su actitud digna y respetable durante el proceso, está claro que no ha entendido todo el asunto. La valentía política no significa ir por el camino fácil, sino por el camino de los valores de la República. Demagogia es ceder a un lobby para agradarle, como si se le tuviera miedo.

Después paternalismo.

Louvois[1]

Desde octubre de 2011 han aparecido errores en cascada en el pago de los salarios e indemnizaciones de los militares como consecuencia del fiasco del programa Louvois. Adefdromil avisó a tiempo, pero en vano.

El ministro tuvo una revelación en el mes de octubre de 2012. ¿Acaso tras el gran perdón de Santa Ana de Auray? El ministro pegó un puñetazo en la mesa y creó un “call center” en Rambouillet para recoger las quejas. Todo debería estar solucionado para Navidad. Desgraciadamente, la célula de crisis está recibiendo alrededor de 250 llamadas diarias. Ha sido necesario aprobar, hace algunos días, una extensión de más de 200 millones de euros para pagar los salarios e indemnizaciones. Es lo que se llama un ministerio bien llevado.

Algunas semanas antes, mujeres de militares, probablemente manipuladas, habían posado con un mensaje reivindicativo escrito en sus espalda desnudas.  Fueron bautizadas como “un paquete de galas en cólera”. Las imágenes, colocadas en Facebook, han dado la vuelta al mundo. El 29 de octubre de 2012, en el hotel de Brienne, con ocasión de una conferencia excepcional, nuestro ministro de defensa, como buen técnico de la política, dio la vuelta a la situación en su favor con una gran protesta. Se negó a hacerse cargo de los errores cometidos por el gobierno precedente y declaró la guerra a Louvois avanzando toda una serie de medidas entre las que se encuentran la creación de un “grupo de usuarios” que incluya a… ¡los cónyuges de los militares! Una gran noticia en la concertación militar y una maniobra inteligente para evitar que el “paquete de galas en cólera” se transforme en “Gitanas de papel maíz”[2] Misión cumplida: las “Galas” se han constituido en una asociación denominada “Solidaridad con la bandera”. Cierre de ovación.

Por fin, un ministro que sabe hablar a la tropa/grupa[3] (de esas señoras) tan bien como lo hizo el denostado Charles Hernu[4] en su tiempo.

En cuanto al silencio que rodea, desde primeros de diciembre, los informes de las auditorías interna y externa ordenadas para comprender el origen y el alcance de los problemas del pago de salarios a los militares, no puede sino preocuparnos y dejarnos inquietos.

El regreso de Martin Guerre.

Las jóvenes generaciones no conocen probablemente esta película emblemática, estrenada en 1982, en la que Martin Guerre (actor, Gérard Dépardieu), de retorno de una guerra del siglo XVI, usurpa la identidad de un soldado desaparecido.

 

La clase política acoge pues a los “boys” que regresan de Afganistán. Primero, abren el baile Jean Yves Le Drian, ministro de Defensa, y Patricia Adam, presidenta de la comisión de defensa en la Asamblea Nacional, acompañando a un contingente de militares procedentes de Afganistán, a su paso previo por Chipre el 8 de diciembre. Ambos fueron a recibirlos a Paphos, cuna de Afrodita según la leyenda. ¡Oh, qué buena pareja!, como diría Jack Lange[5].

En un segundo tiempo, tras el enfado contra el desertor Martin Guerre, el primer ministro Ayraud  visitó, todo sonriente, a otro contingente que regresaba de teatro, el lunes 17 de diciembre en Clermont Ferrand. Podría haber estado aún más seductor: ¿Verdad que Ayraud tiene más encanto cuando pone mala cara?

Finalmente, François Hollande, al regresar de Argelia, recibió en el Elíseo a unos cincuenta militares el viernes 21 por la mañana. Se nota el “crescendo” perfecto del ballet de felicitaciones. También es verdad que el espectáculo forma parte de la gesta republicana.

Como somos pragmáticos, nos acomodaríamos sin problemas a este paternalismo si se tradujera en avances sociales reales. Pero nada de nada. El problema es que estos estrechamientos de manos y estos agradecimientos son para hacer olvidar los verdaderos problemas.

Al mismo tiempo, podemos contar 550 heridos que sufren el síndrome de estrés postraumático, según el Servicio de Sanidad Militar. Una cifra débil comparada con el porcentaje constatado en otros ejércitos aliados. El ministro ha hablado de crear un nuevo centro de llamadas para escuchar a los militares afectados y a sus familias. “Mister call center”, ese podría ser el sobrenombre que deje para la posteridad.

Pero, en materia de pensiones de invalidez como consecuencia del síndrome de estrés postraumático, la compasión ministerial no debe hacer olvidar que la Subdirección de Pensiones recurre casi sistemáticamente las decisiones que no sean favorables al Estado, tanto con ocasión de pruebas periciales como ante las diferentes jurisdicciones.  La mano derecha de un ministro siempre ignora lo que hace su mano izquierda. 

La exasperación del Consejo Superior de la Función Militar (CSFM).

Este es el tono en el que el Consejo se dirigió al ministro durante la 88ª sesión, celebrada del 10 al 14 de diciembre de 2012:

“Ante todo, el Consejo le informa de su descontento y de su decepción por la poca consideración mostrada respecto a sus trabajos. En esta misma sesión les han sido presentados cuatro textos sin que ninguna de las observaciones y peticiones expresadas desde hace dos años y medio hayan sido tenidas en cuenta. Además, desde hace más de un año, el CSFM viene alertando sobre las disfunciones en materia de pago de salarios. En su momento se respondió que se trataba de un problema menor que no tardaría en ser resuelto.

A día de hoy, decenas de miles de militares siguen estando afectados y centenas de ellos se encuentran en una situación escandalosa, incluso si su acción personal ha marcado una mejora real en este punto.

Para los miembros del CSFM, parece cada vez más evidente que los periodistas, los blogs, incluso los cónyuges, son más escuchados que ellos mismos. Viven mal esta situación cuando se están volcando sin éxito a favor de la comunidad militar y su condición con todo el respeto a las reglas y al estatuto militar.”

El Consejo debería haber mencionado a Adefdromil, pues sabemos que nos lee con atención. Éxito garantizado para el lector del mensaje.

En estas condiciones, el ministro ha aceptado que un grupo del CSFM le informe directamente de los problemas de la condición militar. Estamos a la espera de conocer la modalidad de este “teléfono rojo”.

El ministro se agarra así a todos los asuntos que no puedan implicar la apertura de nuevos créditos. A modo ilustrativo, los de acción social para 2013 llevan una rebaja del 20%. Vamos a pasar de 113,7 millones de euros en 2012 –cantidad insuficiente- a 88,3 millones en 2013. J.Y. LeDrian, hábil y ahorrativo, va seguramente a obtener una nota excelente de los Sres. Sapin y Cahuzac[6] en sus calificaciones de fin de año. En cuanto a la nota que le van a conceder los militares, de entrada está clasificada como “secreto defensa”.

 

Finalmente, inmovilismo social.

Igualdad en el matrimonio para todos. Desigualdad en las parejas de hecho militares.

¿Vamos a aprobar una ley que permita casarse a personas del mismo sexo? ¿Por qué no?. Pero, al mismo tiempo, los jóvenes militares (heteros la mayoría, es molesto tener que precisarlo) que forman una pareja de hecho no pueden percibir, durante los dos primeros años, la indemnización por familiar a cargo en la misma cuantía que los casados. La diferencia es sustancial: varios cientos de euros al mes.

La situación de las parejas de hecho de menos de dos años no se toma en cuenta en los traslados. Si son destinados a ultramar, los gastos de transporte de su pareja no son pagados por el Estado. También en ultramar, el personal de tropa no tiene derecho a alojamiento oficial. Esta reglamentación absurda es lesiva para los jóvenes, mientras que nos están diciendo a la vez que les van a ayudar. 

El problema no es jurídico, sino político, puesto que el Consejo de Estado[7] ha validado ese plazo de dos años indicando que “la diferencia de tratamiento instituido no parece desproporcionado respecto a las diferencias existentes entre el régimen jurídico del matrimonio y el del pacto civil de solidaridad (pareja de hecho)”. Es verdad que en el Consejo de Estado no tienen ese problema.

Legionarios y “sin techo” (SDF).

El ministro de Interior ha publicado una circular suavizando los criterios de concesión de un certificado de residencia. Sin embargo no hemos encontrado nada sobre los legionarios desprovistos de un certificado de buena conducta. Se les sigue dando la elección entre el regreso a su país de origen y el estatuto de “sin techo” (sin domicilio fijo, SDF). Para ellos, el cambio no es inminente. El informe de la Sra. Le Branchu[8] no habría servido pues para nada.

¿Posibilidad de reconversión o derecho a la precariedad?

En este período de paro generaizado habría que dedicarse también a tratar el tema de la reconversión de los militares, distribuida de manera desigual y a menudo discrecional  en cada ejército. Jóvenes a los que no se les renueva el contrato dejan las fuerzas armadas sin formación profesional alguna y, con la impresión de haber sido explotados, se van directamente al paro.

Los olvidados de las pruebas nucleares y el amianto.

Hay 470 expedientes de personal de Defensa enfermo que trabajó en ambiente afectado por el amianto. ¿Se supone que, bajo el impulso de su ministro, se va a indemnizar a los demandantes?

Respecto a las víctimas de las pruebas nucleares, las indemnizaciones no parecen haber progresado. La Sra. Patricia Adam[9], en una pregunta planteada en abril de 2012, precisaba que habían sido satisfechas cuatro de las demandas sobre los 417 expedientes y que “respecto de la población objeto del estudio de impacto que acompaña al proyecto de ley votado por el parlamento, se permite interrogar sobre la elección del método empleado en el tratamiento de los expedientes de los demandantes de indemnización. Ella deseaba entonces conocer los progresos realizados en la aplicación de las nuevas condiciones de instrucción de los expedientes y de los nuevos criterios de atribución de solicitudes.”

Tal vez podría a partir de ahora informar sobre los progresos que se vayan viendo, gracias a ella y  ahora que se ha puesto al mando, después de su honrosa presencia en la asamblea general del 17 de noviembre de la asociación de veteranos víctimas de pruebas nucleares (ANVVEN). Es verdad que, en calidad de diputada por Finisterre, su ausencia se habría notado.

Conservadurismo del pensamiento e inmovilismo social

Ciertamente, el ministerio de defensa esta en reestructuración casi permanente desde hace varios decenios. ¿Es este movimiento perpetuo el que impide conseguir una ambición social real?¿Es el que está prohibiendo avanzar hacia una reforma de la condición militar? Haría falta un Carnot[10] para levantar este ministerio, ya que no hemos tenido, desde hace años, más que políticos sólo preocupados de no hacer mover el barco, envarados frente a los generales y a las direcciones del ministerio, hábiles para dejar los problemas a sus sucesores.

El barco se hunde con normalidad y, “domani e troppo tardi”.

¿Habrá que decirlo tal vez en bretón?

 

Traducción de Miguel López

 



[1] Programa informático que gestiona el pago de los salarios e indemnizaciones.

[2] Nota del traductor: Se trata de un juego de palabras. “Gauloises” (Galas) es una marca conocida de tabaco rubio y “Gitanes” (Gitanas) de tabaco negro, de inferior categoría.

[3] Nota del traductor: De nuevo un juego de palabras. Cambiando sólo la primera letra, puede ser tropa o grupa (troupe/croupe).

[4] Ministro de Defensa desde 1981 a 1985, durante el primer mandato de F. Mitterrand.

[5] Fue ministro titular de varias carteras entre 1981 y 2002, bajo gobiernos socialistas.

[6] Jérôme Cahuzac, ministro delegado del Presupuesto. Michel Sapin, ministro de Trabajo.

[7] Equivalente al Tribunal Constitucional.

[8] Marylise Le Branchu, ministra de la Reforma del Estado, de la Descentralización y de la Función Pública. Ha elaborado un informe que tacha de ilegal el retiro del pasaporte de origen a los extranjeros que ingresan en la Legión.

[9] Diputada socialista por el departamento de Finisterre.

[10] Lazare Carnot (1753 - 1823) fue un político y matemático francés, conocido sobre todo por su papel como «Organizador de la Victoria» de las Guerras Revolucionarias Francesas.

...

Compartir con:

Volver



 NOTICIAS   
22.06.2017   AUME EXPRESA SU PREOCUPACIÓN POR LO QUE PODRÍA SER UNA INJERENCIA DEL MINISTERIO DE DEFENSA EN LA JURISDICCIÓN MILITAR Y EN LAS COMPETENCIAS DEL CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL.
10.06.2017   AUME VALORA LA REFORMA DEL REGLAMENTO DE DESTINOS DEL PERSONAL MILITAR PROFESIONAL
26.05.2017   DÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS 2017
20.05.2017   JORNADA DE DEBATE SOBRE IGUALDAD EN FUERZAS ARMADAS, FUERZAS Y CUERPOS DE SEGURIDAD DEL ESTADO Y ADMINISTRACIÓN GENERAL DEL ESTADO.
11.05.2017   AUME HA COMPARECIDO EN LA SUBCOMISIÓN DE DEFENSA PARA EL ESTUDIO DEL RÉGIMEN PROFESIONAL DE LOS MILITARES DE TROPA Y MARINERÍA DE LAS FUERZAS ARMADAS. PRESENTANDO SUS PROPUESTAS PARA LAS SOLUCIONES A LAS ACTUALES PROBLEMÁTICAS DE LOS MILITARES, PRINCIPALMENTE EL ABANDONO A LOS 45 AÑOS DE LOS MILITARES TEMPORALES Y LOS DERIVADOS DE LA LEY DE CARRERA MILITAR.

Ver todas las noticias   
.
INICIO
Tríptico informativo
Asóciate
Contacto
   
CONÓCENOS
Estatutos
Seguro de bajas Seguro de bajas
Póliza de ARAG
Delegaciones
INFÓRMATE
Documentos
Notas de prensa
Noticias de AUME
Noticias
La tribuna
Euromil
Blogs
COPERFAS
Composición
Convocatorias
INFOCOP
COPERFAS
Propuestas
PERTENECEMOS A:
   
© A U M E 2016 - Todos los derechos reservados