Tribuna


07.01.2015  

         Restricción de Derechos ante el miedo a la Democracia



 

 

La convulsionada situación social que hemos venido padeciendo, debido a la crisis económica, ha provocado, entre otras cosas, la pérdida de confianza en las instituciones políticas del Estado, suscitando una reacción social en busca de nuevas vías de participación, que obliguen a cambiar el statu quo establecido por las organizaciones que vienen copando el poder -adquirido desde décadas atrás- y que se han mostrado incapaces de revitalizarse dando salida a una situación económica y social atascada. Los movimientos sociales emergidos durante esta etapa han ocasionado el nacimiento de nuevos actores que empiezan a disputar el poder político a los poderes establecidos.

Fruto de las actuaciones de los gobiernos, en clara contestación a estos movimientos, y a todos aquellos emergentes en ámbitos donde apenas existían antes, está siendo la regresión en derechos que, además de tener su origen en la falta de recursos del Estado, se muestra también como un claro reflejo defensivo, por un temor a una contestación social y a la pérdida del poder adquirido. A la crisis económica hay que añadirle el recorte en derechos que toda la ciudadanía padece y que, en una clara maniobra de “aprovechamiento del éxito”, (desde donde los poderes establecidos pretenden perpetuar un sistema) mediante normas surgidas de una paranoia desenfrenada, por miedo a cambios que no sean los habituales. Todo ello realizado con actitud reaccionaria.

Hemos podido ver como durante estos últimos dos años se han pergeñado numerosas leyes relacionadas con las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, con las Fuerzas Armadas, con la seguridad en general que, dada la gran oposición realizada por los destinatarios de las mismas, crean la duda de su acierto y de cuál pueda ser su fin último. Cabe preguntarse si se trata de ofrecer una mayor seguridad al conjunto de la población o, en otro orden de cosas, lo que se persigue es una mayor estabilidad del sistema con grandes dosis de conservación de lo “anterior”, de mantenimiento de lo conseguido –aunque se realice desde un único color ideológico-. Sin perder de vista que también puede estar implícita la evitación de la conflictividad laboral de los principales destinatarios de dicha normativa.

Entre los años 2013 y 2014 se han tramitado las siguientes leyes:

• Ley Orgánica sobre protección de la seguridad ciudadana (Proyecto) LOPSC

• Ley 5/2014, de 4 de abril, de seguridad privada LSP

• Ley Orgánica 8/2014, de 4 de diciembre, de régimen disciplinario de las Fuerzas Armadas LORDFAS (y Guardia Civil)

• Ley Orgánica de Código Penal (Proyecto) PLOCP

• Ley Orgánica de Código Penal Militar (Proyecto) PLOCPM

• Ley 29/2014, de 28 de noviembre, de régimen del personal de la Guardia Civil PLRPGC

• Modificación Ley Orgánica 12/2007, de 22 de octubre, de régimen disciplinario de la Guardia Civil LORDGC

• Ley Orgánica de régimen de personal de la Policía Nacional (Proyecto) PLORPPN

• Reforma Ley Orgánica 9/1983, de 15 de julio, reguladora del derecho de reunión.

Estas leyes (sin olvidar otra normativa, tanto de carácter nacional como local, también referida a la seguridad) en algunos casos obedecen al cumplimiento de mandatos de leyes anteriores. Pero resulta llamativo su confluencia en el tiempo, su rapidez en la tramitación, su oportunidad teniendo en cuenta los cambios sociales y la aparición de nuevos elementos ideológicos y -algo relevante-, que son reformas llevadas a cabo desde una mayoría absoluta en el Parlamento.

Es decir, todo esto rezuma unas grandes dosis de autoritarismo y de conservadurismo, realizado desde fuentes reaccionarias, para un control de los elementos de seguridad y de la fuerza del Estado, en la búsqueda de la consolidación de la estabilidad –ideológica- pero sin tener presente lo que pueda suponer a los componentes de dichos órganos.

Una vez más, miles de policías, de guardias civiles y de militares, son premiados, con restricciones graves de derechos. ¿O simplemente se trata de hacerlos más efectivos mediante una disciplina más severa?

Que van a haber cambios, es seguro; que algunos quieren evitarlos mediante la restricción de libertades, seguro que también.

Si lo que hemos tenido hasta ahora no nos vale ya, para qué perpetuarlo mediante restricciones, precisamente cuando se está pidiendo lo contrario. Policías, guardias civiles y militares no podemos permanecer impasibles ante esta oleada de restricción de derechos que poco nos dignifica y que nos aleja descaradamente de la ciudadanía y que en modo alguno contribuye a la mejora de los servicios públicos y de la defensa.

Estos servidores del Estado, estamos firmemente comprometidos con la Constitución, con los derechos de las personas y con la ciudadanía, y de ahí nadie nos va a mover.

AUME

...

Compartir con:

Volver



 NOTICIAS   
21.03.2017   GOMEZ DE SALAZAR NO ES OPCIÓN PARA JEME NI PARA JEMAD
18.03.2017   SITUACIÓN DE TROPA Y MARINERIA ANTE LA LEY Y LA SUBCOMISIÓN DE DEFENSA
14.03.2017   AUME ALERTA DEL INCUMPLIMIENTO DE LOS MANDATOS LEGALES POR PARTE DEL MINISTERIO DE DEFENSA Y ABSOLUTO ABANDONO DE LOS MILITARES TEMPORALES
08.03.2017   AUME RESUELVE UNA SITUACIÓN DE DISCRIMINACIÓN POR RAZÓN DE GENÉRO. CONSIGUE QUE SE DOTE DE UN VESTUARIO DE USO EXCLUSIVO FEMENINO QUE VENÍA SIENDO DEMANDADO SIN RESPUESTA
02.03.2017   ACTUACIÓN ANTE LA DEFENSORA DEL PUEBLO

Ver todas las noticias   
.
INICIO
Tríptico informativo
Asóciate
Contacto
   
CONÓCENOS
Estatutos
Seguro de bajas Seguro de bajas
Póliza de ARAG
Delegaciones
INFÓRMATE
Documentos
Notas de prensa
Noticias de AUME
Noticias
La tribuna
Euromil
Blogs
COPERFAS
Composición
Convocatorias
INFOCOP
COPERFAS
Propuestas
PERTENECEMOS A:
   
© A U M E 2016 - Todos los derechos reservados