AUME RESUELVE UNA SITUACIÓN DE DISCRIMINACIÓN POR RAZÓN DE GENÉRO. CONSIGUE QUE SE DOTE DE UN VESTUARIO DE USO EXCLUSIVO FEMENINO QUE VENÍA SIENDO DEMANDADO SIN RESPUESTA

Los derechos de igualdad, intimidad y dignidad recogidos en la Constitución Española, han sido desarrollados en la Ley Orgánica 9/2011, de 27 de julio, de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas. Dichos derechos tienen una relación directa con el ámbito de la mujer en el desarrollo profesional de en las Fuerzas Armadas, donde tradicionalmente, desde muchos años atrás, se han establecido comportamientos y espacios muy excluyentes para la mujer. Con esta ley se ha creado  un marco para el uso efectivo de unos derechos donde la mujer obtiene un reconocimiento específico de su condición que facilita la igualdad con el resto de los hombres.

 Son muchas y muy variadas las situaciones que aún se dan en  las actuaciones profesionales de los militares, donde la mujer aún encuentra lugares que la discriminan por su condición. Por ello es necesario mantener una constante iniciativa para intentar revertir todas las situaciones de discriminación, de desigualdad y de atentado a la intimidad y dignidad de la mujer.

 Es por lo que nos congratulamos, un día como hoy, de haber conseguido recientemente un éxito, mediante la valentía de una compañera y la actuación de AUME.

 Desde los servicios de  Asesoría Jurídica de AUME se realizó un trámite de “queja” a una mujer militar que venía solicitando la construcción de un vestuario femenino en su unidad, en la que se encontraba destinada como única mujer.

 La queja hacía referencia al derecho fundamental a la intimidad y no sufrir discriminación  alguna por razón de género.

 El mando responsable de conocer la queja ha iniciado los trámites para que sea asignado presupuesto y se proceda a realizar lo necesario para su ejecución efectiva.

 Lo anterior demuestra que, por una parte, aún se producen situaciones de discriminación en el seno de las Fuerzas Armadas, que precisan de una especial atención y seguimiento. Y otra, que no hacer nada no es la solución. Por ello AUME anima a utilizar los recursos legales que existen al alcance de los ciudadanos y ciudadanas militares  y, en su caso, a asesorarse para ello, a través de las asociaciones profesionales.

 AUME te acompaña.

Share This