aume@aume.org

+34 618 654 898

“Los nuestros” no son LOS NUESTROS

militares    El estreno de la serie “Los nuestros” emitida por Tele 5 ha despertado un sentimiento casi unánime de indignación en el seno de las Fuerzas Armadas.

 

 

La serie de ficción, lejos de ser un fiel reflejo de la realidad de nuestros militares y de las Fuerzas Armadas, ha sido “asesorada” por mandos militares y ha utilizado medios de las Fuerzas Armadas para su ambientación.

Sin entrar en el detalle de su factura artística y de su calidad, que no es el motivo de esta nota, queremos destacar la más que cuestionable intervención oficial de las Fuerzas Armadas en un producto de ficción que, por así serlo, tergiversa la realidad de nuestros hombres y mujeres en su trabajo y en su profesionalidad.

La ficción puede permitirse todas las licencias que necesite el producto para conseguir la atención y el disfrute del espectador. Por ello, si no hubiese existido intervención “oficial” de las Fuerzas Armadas no cabría estar realizando más comentarios que los que una página sobre cine y televisión pudieran hacer. Pero el problema es que ha habido una intervención oficial que, dado su tamaño, necesariamente ha tenido que contar con el beneplácito y la autorización ministerial.

Es en este punto de esta intervención ministerial dónde ponemos el énfasis negativo.

La serie fue presentada en un acuartelamiento de las Fuerzas Armadas (en el Mando de Artillería Antiaérea MAAA). El ejército de Tierra en su web oficial se hace eco de la noticia y da amplia información sobre la contribución de las Fuerzas Armadas, con efectivos y medios a la producción de aquella. En distintos medios de comunicación salen informaciones que hacen referencia a algunos comentarios positivos de miembros de las Fuerzas Armadas con responsabilidad en los apoyos prestados, teniendo mayor notoriedad lo que el propio responsable de la Oficina de Comunicación del MOE declara respecto a que se trata de una oportunidad para que el público conozca el trabajo que hacen y que pueden hacer los equipos de operaciones especiales españoles (según la propia nota emitida por el Ejército de Tierra).

Todo ello parece refrendar los contenidos de una ficción que pueden hacer confundir (y de hecho así está ocurriendo) a la opinión pública sobre la verdadera naturaleza del trabajo y de las vivencias de nuestros militares. Si se puede confundir a la opinión pública es algo muy negativo para las propias Fuerzas Armadas y su imagen, que no olvidemos que está protegida disciplinariamente y penalmente. Pero más grave es aún que pueda confundir a los propios familiares de los militares.

Seguro que al Ministerio de Defensa no se le escapa el estallido de críticas negativas sobre la imagen que la serie está dando de los ciudadanos militares. Se está tardando en dar una explicación oficial que pueda revertir esta situación, que desligue las aportaciones a la producción de ese sello de realidad que se está tratando de transmitir, para que todos podamos tener perfecta cuenta de que lo que estamos viendo no es más que un producto de ficción, sin ánimo de trasladar una realidad oficial y alejado totalmente de lo que son nuestros hombres y mujeres, de su trabajo y de su profesionalidad, para poder disfrutar sin más de una serie de ficción sin conexión alguna con lo que son de verdad las Fuerzas Armadas.

La serie “Los nuestros” no son, ni mucho menos LOS NUESTROS.

  Jorge Bravo

-Presidente de AUME-