Verificación de declaración responsable de socios

La declaración responsable que realizan las asociaciones profesionales en el RAPFAS (Registro de Asociaciones Profesionales de las Fuerzas Armadas) consiste en la declaración, por parte de las asociaciones, del número de afiliados al mes de enero de cada año.

Esta declaración se realiza para comprobar el porcentaje de afiliados de cada asociación con respecto al número total de militares. Si ese porcentaje cumple con los mínimos exigidos la asociación podrá tener presencia en el Consejo de Personal de las Fuerzas Armadas –COPERFAS-.

En el ámbito del COPERFAS se viene estudiando la posibilidad de que las asociaciones profesionales puedan recibir subvenciones. Para ello desde la Subsecretaría de Defensa se ha propuesto realizar una verificación de la declaración responsable a fin de que “exista certeza” sobre los datos aportados.  Se ha pedido a las asociaciones que realicen sus propuestas en este sentido.

La propuesta lanzada desde la Subsecretaría de Defensa es la de cotejar las bases de datos de afilados de las asociaciones con SIPERDEF, mediante un procesamiento de datos que garantice la confidencialidad y la Ley de protección de datos. Pero esto es sólo una propuesta.

El hecho de que las asociaciones puedan recibir subvenciones, conforme a lo establecido en la ley, obliga a que se realice un procedimiento riguroso y justo para el reparto de dichas ayudas.

Sí, es cierto, que hay algunas organizaciones (de momento no presentes en el COPERFAS) que por sus <maniobras>, <oscurantismo”> y escasa o nula visibilidad llaman a la desconfianza, por ello no sería lógico que un posible reparto de subvención llegara a todas las asociaciones por igual teniendo cada una de ellas distinta representatividad real.

Actualmente la representatividad de cada asociación en el COPERFAS tiene el mismo peso, sea alta o baja. El trabajo realizado por las mismas, los servicios que prestan y la presencia pública de cada una de ellas tienen distinta intensidad, pero su peso en el COPERFAS es el mismo. Por otro lado, existen miles de militares que no están representados en dicho Consejo al no formar parte de las asociaciones.

Es por ello que la sola declaración responsable no sirve para un reparto justo de subvención y, además,  es insuficiente para que en el COPERFAS estén representados todos los militares.

Por todo ello no hay que centrarse en la declaración responsable como único elemento de proyección de la representatividad, sino que este  ha de ser uno más sumado a otros que  midan presencia, servicios, trabajo, etc, de las asociaciones y, sobre todo el porcentaje de representatividad en todas las Fuerzas Armadas, esto sólo conseguible mediante elecciones.

Con la ley en la mano, el Ministerio no puede exigir a las asociaciones que aporten sus bases de datos de afiliados, pues la ley solo exige presentar una declaración responsable, con lo que los datos de los afiliados no pueden cederse.

Las asociaciones están realizando sus propuestas. AUME propone que para que la representatividad alcance a todos los militares (a día de hoy en el COPERFAS solo están representados los afiliados de las asociaciones profesionales) solo cabe el procedimiento democrático de realizar elecciones de representantes en el COPERFAS.

Con ello se avanzaría en calidad democrática, en derechos efectivos para todos los militares y se resolvería el problema de “verificación de la declaración responsable”, siendo otros los parámetros que se incorporarían a la hora de poder tener acceso a las posibles subvenciones.